Préstamos al consumo y préstamos rápidos


Los préstamos rápidos, reconvertidos en préstamos de bajo importe, han ocupado un puesto importante en el modelo de financiación de los usuarios en los últimos años. Su implantación tiene mucho que ver con el retroceso en la solicitud y concesión de prestamos al consumo durante la crisis económica. Sin embargo ahora, cuando parece que comienza a recuperarse el crédito se puede plantear la duda sobre que producto es mejor.

De entrada como podremos comprobar ambos productos tienen diferencias acusadas que, además, no los hacen muy compatibles; es decir, realmente los objetivos de financiación que uno u otro modelo pueden cubrir no son los mismos, sin embargo, la necesidad de financiación muchas veces arrastra al usuario a tomar elecciones poco meditadas basadas más en la inmediatez que en los costes que va a acarrear, por ello, conviene comparar realmente las utilidades de ambos productos.

Préstamos al consumo:

El préstamo personal es una operación financiera en la que la entidad nos proporciona una cantidad solicitada por nuestra parte que será devuelta en un plazo de amortización determinado más unos intereses y gastos aplicados. En la actualidadrealmente conseguir un préstamo personal sin un alto grado de vinculación es tremendamente difícil para una economía doméstica media, los préstamos personales más presentes en la actualidad en el mercado proponen modelos de financiación no excesivamente altos (con límites máximos medios en torno los 30.000 €) para plazos de amortización entre 5 y 8 años con comisiones elevadas e intereses difícilmente por debajo del 11%.

Las alternativas a este producto no se han hecho esperar, e incluso, como indicábamos anteriormente han comenzado definitivamente a superarlo. Productos como los créditos preconcedidos, estrechamente ligados con el concepto de vinculación máxima a la entidad, no sólo son impulsados por las propias entidades financieras, en busca de un cliente estable en el tiempo, sino que, gracias a la posibilidad de disponibilidad/amortización/disponibilidad que proponen resultan probablemente más atractivos.

Pros de los Préstamos Personales
Pueden financiar cantidades amplias
Plazos de amortización largos
Se pueden obtener bonificaciones con la vinculación a la entidad

Contras de los Préstamos Personales
Es un producto generalmente caro
Los filtros de concesión siguen siendo muy duros
No suelen resulta muy flexibles

Préstamos rápidos.

Este tipo de préstamos no se rigen habitualmente por la aplicación de un interés, al tratarse de plazo de devolución pequeños se aplican cantidades fijas en concepto de comisión o coste, que van aumentando en función de los días, por ejemplo, en alguna de estas empresas la solicitud de 100 € supondrá al usuario una devolución a un plazo de una semana de 107 €; un euro diario. Si lo revisáramos desde una perspectiva porcentual, podemos decir que este coste es un 7% neto de lo prestado, sin embargo, la cosa comienza a cambiar a medida que avanza el plazo de amortización y por ejemplo la misma cantidad de 100 € a un plazo de 30 días supondrá una devolución de 130 €, si aplicáramos una perspectiva porcentual el resultado es cualquier cosa menos barato.

Debemos tener en cuenta que de media además del importe impagado se nos va a exigir una mora equivalente al 20% del impago, además de esto se irán acumulando en muchos casos los costes de recordatorios de pago que pueden ir desde 20 euros para primera comunicación y algo menos para posteriores comunicaciones; dicho esto una vez entrado en mora cuando el usuario devuelve el dinero en las primeras cantidades se destinan siempre los cobros del coste del cobro de deuda, el siguiente lugar al importe que ha originado la deuda y por último a la penalización por el pago. Puedes encontrar una recopilación de este tipo de préstamos en esta web: http://www.productosbancarios.net/creditos-rapidos/

Pros de los Préstamos Mini
Respuesta rápida a la solicitud de amortización
Capaces de ofrecer cantidades muy bajas
Condiciones algo más flexibles de concesión

Contras de los Préstamos Mini
Es un producto caro y en algunos casos y plazos muy caro
No apto para financiaciones de cantidades medias
Condiciones muy duras con el retraso en los pagos (muy importante detalle por lo cortos que resultan)

Conclusiones

No hay un ganador en el enfrentamiento entre estos dos productos, esa es la principal conclusión. El motivo de esta conclusión es que realmente se trata de dos productos que se mueven en segmentos muy diferentes, es muy improbable que un usuario acuda a su entidad bancaria a solicitar un préstamo personal de 50€, , para lo que en todo caso utilizaría otras opciones, y del mismo modo no vamos a encontrar financiaciones y mi más allá de los 600€ por lo que la limitación es evidente.

Los préstamos mini resultan adecuados para financiaciones a muy corto plazo, de hecho, se muestran bastante eficaces en plazos tan cortos como unos días o una semana, donde, comparativamente, pueden incluso llegar a batir a los préstamos personales, a partir de ahí las comisiones van creciendo exponencialmente hasta tornarse realmente caras en períodos como los 30 días.

Por su parte el mayor potencial que podemos resaltar hoy en día en los préstamos personales son las posibilidades con las bonificaciones que pueda obtener el usuario a través de su vinculación con la entidad. A diferencia de los años del easy money hoy en día sigue siendo un producto complicado de contratar pero, muy necesario por otro lado para las financiaciones medias o elevadas.

Mejores préstamos para comprar coche

Los bancos han empezado a realizar movimientos en sus préstamos para la compra de coches. En los últimos días una entidad ha lanzado uno y otras tres han bajado el tipo de interés.

La venta de coches creció en España durante 2014. Tanto de vehículos nuevos como de segunda mano. Así, se registraron 855.308 matriculaciones de turismos, cifra que supone un incremento del 18,4% respecto al año anterior, según ha dado a conocer el sector. Superan, además, en algo más de 5.000 unidades, las estimaciones previas.

En cuanto a los coches usados, las ventas fueron de 1.684.708 vehículos, un 4,3% más si se compara con las cifras de 12 meses antes, según los datos facilitados por el Instituto de Estudios de Automoción (IEA) a la Federación de Asociaciones de concesionarios de la Automoción (FACONAUTO).

Coincidiendo con este hecho, los bancos han empezado a realizar movimientos en sus carteras depréstamos para la compra de coches. Y en los últimos días una entidad ha estrenado uno y otras tres han bajado el tipo de interés, ha podido comprobar el comparador de productos bancarios Bankimia.com.

Concretamente, Kutxabank ha puesto en marcha un préstamo coche con un interés que parte del 5,94%. En cuanto a las rebajas en el interés, Caja España-Duero ha reducido el que aplica en su Préstamo Coche en un punto porcentual hasta situarlo en el 8,00%. Y Caixa Guissona ha hecho lo mismo con elCréditoCoche, que lo inicia en el 5,75%.

¿En qué se diferencian los préstamos para comprar un coche usado?

En general, los préstamos para comprar un vehículo nuevo comparten varias características. Son a tipo fijo, lo más habitual entre el 6% y el 10%; el plazo de amortización más habitual es de ocho años si bien el abanico va entre los cinco y diez, y en ocasiones requieren al cliente que domicilie su nómina en la entidad y contrate otros productos (tarjetas, seguros...).

Donde hay más diferencias es en el importe que se puede solicitar. Y es que éste se puede mover entre los 15.000 y los 100.000 euros. Pero, ¿cómo son los destinados a la adquisición de un vehículo usado? Son pocas las entidades que disponen de préstamos exclusivos para un coche de segunda mano. De hecho, en algún caso se precisa que las condiciones que ofrece son sólo para la compra de vehículos nuevos o con una antigüedad que no supere los 12 meses. Es el caso del Préstamo Auto de Banco Santander.

Con todo, existen. Y acostumbran a facilitar una financiación menor además de unos tipos de interés algo más elevados. Un ejemplo es el CréditoCoche de Caixa Guissona facilita hasta 50.000 euros si se va a comprar un vehículo nuevo. La cifra baja hasta 25.000 euros para los de segunda mano. En ambos casos, el plazo de amortización es de cinco años.

En cuanto a las diferencias en el tipo de interés, como ejemplo, el Crédito Coche ofrecido por BBVA. Elinterés parte del 6,50% si se destina a la adquisición de un vehículo nuevo y se domicilia la nómina y se contrata un seguro con la entidad. En cambio, si se asume la misma vinculación pero se va a destinar a uno de segunda mano, arranca en el 8,50%. Se pueden retornar hasta en 10 años.